Empezando una nueva vida


Hola amigos, publico la carta que mandé al rectorado de mi universidad en agradecimiento a su apoyo en mi enfermedad y hago extensivo a todos mis amigos que leen esta página y que me apoyan en esta pelea personal.

 

Empezando una nueva vida

 

Estimados amigos del rectorado Marcial, Efraín, Pepi y Carlos, ayer me hice mi última quimio y estoy empezando la etapa de recuperación de mi salud y escribo estas líneas como agradecimiento a todo el apoyo que Uds. me han brindado en todo momento y sólo me queda pedir a Dios que también los ayude en todo lo que pidan.

Quiero aprovechar este correo para agradecer a Domingo Gonzales como mi jefe de Departamento que en todo momento me brindó todas la facilidades para mi recuperación y en su nombre a todos los profesores de ingeniería y de toda la universidad que día a día me dieron muestras de apoyo y fuerzas para seguir adelante, a Dante Elias jefe de mecánica y a través de él a los profesores de mecánica y energía que me reemplazaron en mis actividades académicas, a Carlos Hadzich y al GRUPO que pudieron esperarme tranquilamente en estos meses de descanso y comprender mis momentos de desesperación y mal humor con ellos.

Aprovecho también para agradecer a mis amigos de colegio y grupos de la universidad que estuvieron atentos día a día a mi evolución y hasta me hicieron una fiesta de despedida de esta vida!

Gracias a mis familiares, compadres y especialmente a mi esposa, hijos, hermanos y papás a los cuales sé que les hice sufrir y pasar malos ratos, incluso haciéndoles llorar y hasta enfermándolos de preocupación, ojalá no se repita.

Reitero mi compromiso con nuestra universidad a la cual dediqué casi toda mi vida y lo seguiré haciendo hasta que tenga fuerzas y Dios me lo permita.

No fue nada fácil para mí estos días que fueron los más largos de mi vida, es como si hubieran pasado muchos años en sólo pocos meses y son momentos de desesperación, de pesimismo, de dolor y desaliento, pero ya todo pasó felizmente. “La vida es peligrosa” como lo dice nuestro rector. Y técnicamente qué aprendí del cáncer? Que todavía no hay nada científico y concluyente en ello, que se basa en estadísticas y por lo tanto en incertidumbre también, por lo cual nunca estaremos seguros de nada, es algo que extrañé de las ciencias exactas y de la ingeniería. Agradezco a mi oncólogo, neumólogo, cirujano, cardiólogo y hasta tengo traumatólogo porque sé que dieron todo lo que pudieron en mi caso y respondieron inmediatamente a mis telefonazos desesperados y a mis emails nerviosos; son un grupo de profesionales muy competentes al cual tuve la suerte de caer. Y a las enfermeras y secretarias que me soportaron y trataron por 4 meses les debo mi afecto y gratitud; y hasta al seguro médico que hasta ahora sigue peleándose por mí en la clínica.

En esta mi nueva vida universitaria me dedicaré a lo que siempre he querido hacer, ayudar a los demás de una manera ecológica y barata y tratando de convencer a mis alumnos que por aquí también hay un buen camino en la ingeniería; por eso es que sigo haciendo con mucho entusiasmo mi tesis sobre la sostenibilidad de las tecnologías ecológicas orientadas para los más pobres. Estoy retomando mi tesis (ahora que tengo más cerebro y menos dolencias que me permitan pensar con tranquilidad) y sacando mis libros relativos al tema, los cuales espero dejar como un pequeño aporte a mi querido país.

Disculpen que me extendí un poco, lo que pensé hacerlo en un par de líneas me salió más largo pero (como tengo tiempo) aproveché la oportunidad para que, a través de Uds., sepan lo que siento y lo mucho que los aprecio y reconozco, aunque muchas veces los haga renegar un poco, no les prometo cambiar mucho tampoco.

Quiera la Virgencita seguir iluminándonos y pediré al Padre Lenin que me dé una manito con Ella también, para que nos haga caso como hasta ahora.

Gracias otra vez

Miguel